Este gigante de piscinas de 600.000 litros requiere un mantenimiento especial como es  calcular exactamente la cantidad de productos químicos que se debe dosificar, para ello esta piscina está dotada de un automatismo el cual se encarga de dosificar automáticamente los productos químicos previamente marcados. Dichos parámetros son los que estan establecidos según la Consellería de Sanidad que son revisados anualmente.

Por ejemplo en una dosificación manual si un oficial se pasase con la dosis de algun producto químico se correría el peligro de irritación de ojos , picores en la piel etc. Por lo contrario de no llegar a dichos parámetros , la calidad del agua se vería afectada.